Viernes con Francisco

4 de febrero.jpg

En el lugar donde vivimos, con nuestra familia, en el colegio, en todas partes, estamos llamados a ser testigos de Jesús, aunque solo sea regalando una sonrisa y huyendo de las sombras de las habladurías y los chismes», nos dice el Papa Francisco.

 

«Y, si vemos algo que no va bien, en lugar de criticar, chismorrear y quejarnos, recemos por quienes se equivocaron y por esa difícil situación. Y cuando surja una discusión en casa, en lugar de intentar tener siempre la razón, intentemos resolver; y empezar de nuevo cada vez, perdonando a los que nos han ofendido.

11 febrero.gif

Este próximo domingo 13 de febrero celebramos el día de la Jornada Nacional de Manos Unidas, motivo por el cual hoy viernes 11 se nos invita a participar en el ayuno voluntario para promover la solidaridad entre todos los hombres que sufren el hambre y la pobreza en el mundo.

 

Con este propósito recordamos hoy las siguientes palabras del Papa Francisco:

“La solidaridad no es compartir las migajas de la mesa, sino hacer, en la mesa, lugar para todos. La dignidad de los pueblos es un llamado a la comunión: compartir y multiplicar los bienes y la participación de todos y para todos.”

Reflexionamos: ¿Qué podemos hacer hoy para combatir la desigualdad en el mundo?

18 febrero PRIMARIA.jpeg

El Papa Francisco nos dice que «las Bienaventuranzas son el retrato de Jesús, ¡su forma de vida y el camino de la verdadera felicidad».

Las personas que siguen las enseñanzas de Jesús, como son la paciencia, la humildad, la ayuda a los demás, el respeto… son felices.

¿Qué cosas hacen que tenga contento el corazón, que sea feliz?

Esta mañana le damos gracias a Dios por las personas que nos quieren y nos ayudan a ser mejores personas.

Le pedimos a Jesús que nos ayude a tener más paciencia, a ser amable con los demás y a agradecer lo que tenemos.

25 febrero Viernes .png

SEMANA DE MADRE PAULA:
Viernes 25 febrero
El Papa Francisco anima a los niños a empezar a cambiar el mundo con pequeños gestos
que nazcan de un corazón abierto.
“El mundo se cambia abriendo el corazón. Escuchando a los otros, recibiendo a los otros,
compartiendo las cosas, y vosotros podéis hacer lo mismo”.
“Es un gesto pequeño, pero podemos cambiar el mundo con las pequeñas cosas de cada
día, con la generosidad, con el compartir, creando vínculos de fraternidad. Si alguno me
insulta, y yo le insulto, eso es tener el corazón cerrado. En cambio, si alguno me insulta y yo
no respondo, eso es tener el corazón abierto”. Y pidió: “¡Nunca respondáis al mal con el
mal!”.
Hoy celebramos el día de Madre Paula. Ella tenía un gran corazón, y además, tenía el
corazón “abierto”. Gracias a eso escuchó lo que Dios esperaba de ella y comenzó su
camino confiando en El.
- ¿Cuándo tenemos nosotros el corazón “cerrado”?
- ¿Cómo podemos hacer para “abrirlo”, como hizo Madre Paula?