top of page

Lunes de buenas noticias  -  Evangelio del Domingo

1. Lago.jpg

LUNES 6 de MAYO

Lectura del Evangelio según San Juan (Jn 15, 9-17)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. [...] 

Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. [...]

No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca.

De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé.

Esto os mando: que os améis unos a otros».

 

PALABRA DEL SEÑOR

 

REFLEXIÓN: 

Jesús nos quiere tanto que quiere vernos muy felices todos los días. Y nos pide un favor: ¿queremos ayudarle? Mirad, Jesús quiere que le ayudemos a hacer felices a los que están a nuestro alrededor. 

¿A qué personas podemos hacer felices todos los días? ¿Cómo podemos hacerles felices?

 

Vamos a pedirle a Jesús que nos ayude a ser muy buenos con mamá, con papá, con nuestros hermanos y hermanas, nuestros abuelos y primos, nuestros compañeros y compañeras de clase, nuestro/a profe… para hacerlos muy felices y quererlos mucho: “Jesús, ayúdanos a querer mucho a todo el mundo que nos rodea”.

2. Buen pastor.jpg

LUNES 13 de MAYO

Lectura del Evangelio según San Marcos Mc (16, 15-20) (ASCENSIÓN DEL SEÑOR)

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los once y les dijo:

«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación».

 

Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos fueron a predicar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban. 

PALABRA DEL SEÑOR

 

REFLEXIÓN.

 

¿Sabéis por qué hoy estoy muy contento/a? Porque pertenezco al equipo de Jesús. Jesús nos quiere a todos y todas en su equipo. ¿Queréis ser del equipo de Jesús? ¿Qué tenemos que hacer para ser de su equipo?

 

Le vamos a decir juntos esta mañana: “Jesús, quiero ser compañero de tu equipo con todos mis amigos y amigas y ayudarte a hacer felices a los demás”.

3. Amaros unos a otros.jpg

LUNES 20 de MAYO

Lectura del Evangelio según San Juan (Jn 20, 19-23) (PENTECOSTÉS)

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

«Paz a vosotros».

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo [...]».

 

PALABRA DEL SEÑOR

 

REFLEXIÓN 

 

Cuando hablamos del Espíritu Santo, ¿qué animal nos viene a la cabeza?

 

La paloma al pasar mueve el aire que hay a su alrededor, como todas las aves. Pues el Espíritu que nos regala Jesús es ese aire que al pasar al lado de los demás, se nota. Se nota algo especial.

 

Lo podemos ver como un superpoder. Un superpoder que nos regala Dios el día de Pentecostés y que es como un aire que hace que nos sintamos bien y nos ayuda a hacer sentir bien a los que están a nuestro lado.

 

Le vamos a pedir a Dios esta mañana que mande ese Espíritu sobre nosotros: “Envía, Señor, tu Espíritu sobre nosotros”.

4. Anuncio Espiritu Santo.jpg

LUNES 27 de MAYO

Lectura del Evangelio según Mateo (Mt 28, 16-20) (Santísima Trinidad)

 

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea [...].

Acercándose a ellos, Jesús les dijo:

«Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.

Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo».
PALABRA DEL SEÑOR

 

REFLEXIÓN
 

Cada vez que nos santiguamos ¿cómo lo hacemos? En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Es como si diésemos la contraseña para identificarnos como hijos de Dios. 

 

¿Cuándo se santigua la gente? ¿En qué momentos? (ante viajes, exámenes, operaciones, momentos importantes, antes de los partidos, las carreras, tirarse desde un trampolín o una tirolina…). Lo hacemos para protegernos, para pedir ayuda ¿no? Es la suerte de contar con Dios en todo momento y poder acudir a Él en cuanto lo necesitamos.

 

Jesús nos prometió que iba a estar con nosotros todos los días de nuestra vida. Pues vamos a darle las gracias y vamos a empezar el día identificándonos como miembros de su familia: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

bottom of page