Lunes de buenas noticias  -  Evangelio del Domingo

unnamed.jpg

DÍA 8. HA ECHADO MÁS QUE NADIE 

Evangelio según San Marcos. Mc 12, 41-44

 Evangelio dialogado

Narrador: Aquel día estaba Jesús con sus amigos a la entrada del templo.

Jesús: Mirad en esa plaza, ¿qué veis?

Niño1: Gente importante que compra en el mercado.

Niño2: ¡Y que se llena la tripa en los banquetes!

Niño3: Y que entra a rezar al templo.

Jesús: ¿Os parece que se comportan bien?

Niño1: A mí me parecen bastante presumidos.

Niño2: Yo diría que son unos abusones.

Niño3: ¡Claro!, abusones y unos orgullosos.

Jesús: Yo os digo: cuidado con los letrados, les encanta pasearse con trajes elegantes y que les hagan reverencias en las plazas. Buscan los primeros puestos en los templos y en los banquetes y se quedan con el dinero de las viudas. ¡Esos sí que serán condenados! Y ahora, ¿qué veis ahora?

Niño1: Tres señores importantes y una pobre viuda entrando en el templo.

Jesús: ¿Queréis preguntarles por qué dan limosna y lo que dan?

Niño2: ¡Claro que sí, Maestro!

Narrador: Los niños van y preguntan a las personas del templo. Y a la vuelta se lo cuentan a Jesús.

Jesús: A ver, ¿qué os han contado?

Niño3: A mí me ha dicho que ha dado 12 € porque le sobra el dinero.

Niño1: A mí, que ha dado 6 euros porque se lo prometió a Dios.

Niño2: A mí me dijo que dio 8 € para que lo vean y se lo agradezcan.

Niño3: Pues a mí, la viuda me dice que ha dado muy poquito, unos céntimos de euro porque es pobre y no tiene más.
Jesús: Amigos, esa pobre viuda ha echado en la bandeja más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra y ella ha echado todo lo que tenía para vivir.

Palabra de Dios.

Reflexión. Jesús, ¿no crees que las matemáticas no se te dan muy bien?, ¿cómo puedes pensar que la viuda ha dado más que los demás si todos vieron lo que puso? Eso es verdad, pero Jesús habla de poner vida, de darse uno mismo para los demás, no de cantidades. Ya lo voy entendiendo, Jesús no mira como nosotros que muchas veces lo contabilizamos todo. La viuda sólo quería dar lo que tenía con todo su corazón, por poco que fuera. Jesús es capaz de ver el interior de cada uno. Piensa aquello que no te cuesta hacer por los demás. Se lo puedes comentar muy bajito al compañero de tu lado. Le pedimos a Jesús que nos dé un nuevo corazón.

unnamed (1).jpg

HA VENIDO DEL HIJO DEL HOMBRE 

Evangelio según San Marcos. Mc 13,24-32.

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: - En aquellos días, después de una gran tribulación, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los ejércitos celestes temblarán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, del extremo de la tierra al extremo del cielo. Aprended lo que os enseña la higuera: cuando las ramas se ponen tiernas y brotan yemas, sabéis que la primavera está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes de que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán. El día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre.   Palabra de Dios.

Reflexión: La pregunta a la que Jesús quiere responder con el Evangelio que hoy escuchamos es ésta: ¿Cuándo, por fin, vencerá el bien al mal? ¿Cuándo los poderes que oprimen y maltratan a las personas irán cayendo e irán abriendo camino el bien y la justicia?

unnamed (2).jpg

Lunes 22. 

JESÚS, NUESTRO REY.

Evangelio según san Lucas 21, 25-28.34-36

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y del oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo, ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo temblarán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación. Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y la preocupación por el dinero, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir, y manteneos en pie ante el Hijo del hombre. PALABRA DE DIOS.

 

Reflexión: 

Dice Jesús a sus amigos: La vida en ocasiones trae situaciones difíciles y dolorosas. Si os llegan a vosotros no tengáis miedo ni perdáis la confianza en mí. Yo estaré con vosotros, a vuestro lado, para ayudaros y daros fuerza. Estad despiertos y espabilados y permaneced unidos a mí.

ORACIÓN:

Quiero, Jesús, parecerme a ti.
No quiero ser como un rey lleno de joyas.
Ni desear que me aplaudan solo a mí.
Ni creerme demasiado importante.
Quiero dar gracias por lo bueno que me rodea.
Quiero, Jesús, ser generoso y que tu reino de amor me importe también a mí.

Puesta del sol

LUNES 29 DE NOVIEMBRE
Lectura del santo Evangelio según san Lucas (21,25-28.34-36):
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes,
perplejas por el estruendo del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la
ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán
sacudidas.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas,
borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque
caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está
por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».
Palabra del Señor
REFLEXIÓN
¿Cómo estamos viviendo estos tiempos difíciles para casi todos, angustiosos para
muchos, y crueles para quienes se hunden en la impotencia? ¿Estamos despiertos?

¿Vivimos dormidos? Desde las comunidades cristianas hemos de alentar la
indignación y la esperanza. Y solo hay un camino: estar junto a los que se están
quedando sin nada, hundidos en la desesperanza, la rabia y la humillación.